Miércoles, 31 Julio, 2019

Resiliencia

Resiliencia

Es la capacidad que tiene una persona o un grupo para adaptarse a la adversidad, a un trauma, tragedia, amenaza, problemas familiares, relaciones personales, problemas de salud o situaciones estresantes de trabajo.

Lunes, 08 Abril, 2019

En Terapia no hay fórmulas mágicas.

En Terapia no hay fórmulas mágicas.

En terapia no hay fórmulas mágicas. La mejoría y el bienestar es resultado de un trabajo constante de autorreflexión y autoconocimiento a través de un colaboración constante con el terapeuta.

Martes, 12 Febrero, 2019

¿Infidelidad y Terapia?

¿Infidelidad y Terapia?

Las relaciones extradiádicas son un fenómeno universal. Se estima que alrededor del mundo, cerca del 50%de las personas han estado involucra-das en una relación extradiádica enalgún momento de su vida (Fisher,1992)

Para Afifi, Falato y Weiner (2001) la infidelidad es conceptualizada como la conducta romántica y sexual que se da fuera de una relación convenida de pareja entre miembros casa-dos o no y que cohabitan o no, y quienes tienen una expectativa de mantener una relación formal con exclusividad sexual en sus relaciones iniciales.

De acuerdo a Camacho (2004) en su libro ‘Fidelidad e Infidelidad en las Relaciones de Pareja’, podemos definir a la infidelidad como la ruptura de un contrato, acuerdo o pacto implícito o explícito, en el cual uno de los dos miembros en una pareja, tiene algún tipo de relación con una tercera persona. Si bien esto puede sonar muy claro, a veces los límites de qué es lo que se considera una infidelidad varía de persona a persona. Si bien hay parejas que establecen otro tipo de contratos, por ejemplo los swingers, que realizan intercambio de parejas, también entre ellos existe cierto contrato, sólo que con otras cláusulas o condiciones, quizás esté estipulado que pueden tener relaciones sexuales con otras personas, pero sólo si está presente el otro miembro de la pareja, o tal vez tienen la libertad de tener las relaciones que quieran y con quien quieran, pero deben contarse lo que hagan.”

La infidelidad es un tema estigmatizado, criticado y en general negado por todos. Es decir existe, pero todos niegan que sea normal, hablan de los "infieles" como esas personas que dan vergüenza, o son cobardes, o escogieron el camino más fácil. Cuando estadísticamente es común, y hay infinidad de razones por las cuales alguien puede ser infiel.

Hay distintos motivos por los cuáles alguien puede ser infiel, esto depende de diversos factores, como el género, etapa del ciclo vital de la pareja, etc.

Si en una relación que recién está comenzando o se encuentra en la etapa de galanteo o de consolidación del vínculo se produce o se descubre una infidelidad, es probable que la misma afecte seriamente a la relación y esta no prosiga. Si la infidelidad se da en momentos en donde la relación ya está establecida, los planteos y las dudas son más importantes, porque las personas suelen evaluar lo que ya tienen construido y lo ponderan con relación a lo que pueden perder o ganar con la separación. Como se tienen más cosas en común, ya sea proyectos, bienes materiales, más aún si se tienen hijos, la decisión de la separación suele ser más difícil de tomar en caso de que haya habido una infidelidad. (Camacho, 2004, p.

Las infidelidades se pueden dar en cualquier momento de la relación, aunque es casi imposible que haya un engaño o infidelidad cuando una persona está enamorada. En general, no se suelen dar muchos engaños en los primeras fases de una pareja, pero a medida que transcurre el tiempo la frecuencia de los engaños suele aumentar.

La infidelidad puede ocurrir a nivel emocional y/o sexual. A menudo, la infidelidad emocional y sexual tiene un impacto significativo en la pareja (Boekhout, Hendrick, & Hendrick, 2003). De hecho, muchos/as terapeutas de pareja entienden que las relaciones extramaritales son uno de los eventos más difíciles de tratar en el escenario terapéutico (Whisman, Dixon, & Johnson, 1997)

Un aspecto psicológico importante que se ve afectado por una infidelidad es la confianza, ese elemento intangible pero tan importante para muchas parejas en la construcción y desarrollo de su relación.  

La confianza está relacionada directamente con la autoconfianza, nos menciona Camacho (2004) ‘La confianza se relaciona directamente con la autoconfianza y es necesaria para desarrollar cualquier tipo de vínculo humano. Tanto en las relaciones familiares, como con amigos, socios o parejas el tema de la confianza es clave.’

Cuando una pareja llega al consultorio por infidelidad, podemos identificar que la persona que ha sido engañad@ viene al consultorio confundid@, lastimad@ y su nivel tanto de confianza y autoconfianza ha cambiado.   La persona engañad@ se preguntará entonces si desea continuar, y cómo podrá hacerlo realmente después de lo sucedido. Debido que muchos casos de infidelidad derivan en celos exacerbados a consecuencia de la infidelidad.

Para los que engañan, la situación también es compleja, han sido descubiertos, y es una oportunidad de replantearse si desean continuar con su pareja o si decidirán terminar.

En terapia, consideramos que las crisis son oportunidades, y que las vamos descubriendo a lo largo el proceso terapéutico.  La crisis promueve el cambio. Por lo tanto inclusive en esta situación de infidelidad, se puede llegar a ver como una oportunidad para re-conocer a la pareja, rectificar nuestro objetivos personales y en pareja y decidir lo mejor para nuestro bienestar emocional y psicológico.

Por lo tanto, si llegas a consulta por el tema de infidelidad es una oportunidad para que reflexiones en pareja y personalmente acerca de muchos temas importantes en tu vida: la confianza, el amor, el tipo de pareja que quieres tener, las herramientas que adquirirás individualmente y en pareja.

 

 

Referencias

Afifi, W. A., Falato, W. L. & Weiner, J. L. (2001). Identity Concerns Followinga Severe Relational Transgression: The Role of Discovery meted for theRelational outcomes of Infidelity. Journal of Social and PersonalRelationships, 18, 2, 291-308

Boekhout, B. A., Hendrick, S. S., & Hendrick, C. (1999). Relationship infidelity: A loss perspective. Journal of Personal & Interpersonal Loss, 4, 97-124

Camacho J. (2004). Fidelidad e Infidelidad en las Relaciones de Pareja. Argentina: Durken.

Fisher, H. E. (1992). Anatomy of love.New York: Norton

Whisman, M. A. & Snyder, D. K. (2007). Sexual infidelity in a national survey of American women: Differences in prevalence and correlates as a function of method of assessment. Journal of Family Psychology, 21, 147-154.

Jueves, 31 Enero, 2019

El quehacer del psicológ@

El quehacer del psicológ@

Dale importancia a tu salud mental, en esta imagen compartimos información de lo que hace un psicólog@.

Compartémonos tus dudas.

 

 

Miércoles, 15 Agosto, 2018

Martes de Reflexiones

Martes de Reflexiones

Buscamos una terapia porque algo en el presente nos aqueja, nos preocupa, no es problemático.

En Illic Narrare trabajamos en el presente con el objetivo del bienestar psicológico y emocional de quienes nos contactan.

Sábado, 11 Agosto, 2018

¿Para qué sirve la Terapia de Pareja?

¿Para qué sirve la Terapia de Pareja?

Compartimos esta pequeña cápsula, si tienes dudas contáctanos.

 

 

Illic Narrare

Sábado, 11 Agosto, 2018

Terapia Individual

Terapia Individual

La mayoría de las personas hemos vivido separaciones de parejas/novi@s/espos@s ¿y cuándo nos tomamos realmente el tiempo de trabajar ese duelo? De reflexionar, conversar, trabajar con todo eso que sentimos.

Date la oportunidad de explorar y descubrir lo que necesitas para dejar ir todo eso que a veces por el trabajo, la escuela, la rutina es complicado soltar.

Lunes, 28 Mayo, 2018

Diferencias

Diferencias

Les compartimos diferencias entre psicólogos y psicoterapeutas.

¡Feliz día del Psicólogo!

Lunes, 12 Marzo, 2018

¿Cuándo acudir a una Terapia Psicológica?

¿Cuándo acudir a una Terapia Psicológica?

Me parece importante orientar a las personas en cuándo sería importante que acudan a una terapia psicológica o psicoterapia.

Afortunadamente se están cambiando algunas percepciones de lo que era asistir a una terapia psicológica. Algunos de estos mitos que escuchado son: “no voy a ir porque no estoy loco” o “vas a terapia porque ya estás muy mal”.

Y revisando el artículo de Danielle Adinolfi de 10 mitos de la terapia psicológica agrego otros: “ La terapia es como tener a un mejor amigo rentado, ¿por qué pagar? “Yo debería manejar mis propios problemas”,etc.

Hay muchos más, y es por eso que menciono que es importante que estas ideas se vayan eliminando, con  sustento científico, investigaciones y compartiendo esta información con las personas que alguna vez han pensado que necesitan asistir a una psicoterapia.

La American Psychological Association (APA) nos comparte en su página algunas indicaciones de cuando asistir a una terapia psicológica:

  • Tiene una sensación abrumadora y prolongada de sentirse indefenso y triste y si sus problemas no parecen mejorar a pesar de sus esfuerzos y de la ayuda de sus familiares y amigos.
  • Le resulta difícil realizar las actividades cotidianas: por ejemplo, no puede concentrarse en funciones propias de su trabajo y, como resultado, su desempeño laboral se ve afectado.
  • Se preocupa excesivamente, espera lo peor o está permanentemente nervioso.
  • Sus acciones son nocivas para usted o para los demás: por ejemplo, está tomando demasiado alcohol, abusa de drogas o se ha vuelto excesivamente discutidor y agresivo.

Es importante conocer también los beneficios de asistir a una terapia psicológica o psicoterapia.

Igualmente la APA nos refiere la importancia de conocer algunas concepciones para entender lo importante que es tomar en cuenta a la psicoterapia como una forma de bienestar en muchos sentidos:

  • Por medio de la psicoterapia, los psicólogos ayudan a las personas a llevar adelante vidas más felices, saludables y productivas.
  • En la psicoterapia, los psicólogos aplican procedimientos científicamente válidos para la creación de hábitos más sanos y efectivos. La psicoterapia cuenta con varios métodos como el cognitivo-conductual, el interpersonal y otros tipos de terapia conversacional que ayudan a resolver los problemas.
  • La psicoterapia es un tratamiento de colaboración basado en la relación entre una persona y el psicólogo. Como su base fundamental es el diálogo, proporciona un ambiente de apoyo que le permite hablar abiertamente con alguien objetivo, neutral e imparcial. Usted y el psicólogo trabajarán juntos para identificar y cambiar los patrones de pensamiento y comportamiento que le impiden sentirse bien.
  • Al concluir el tratamiento, no sólo habrá resuelto el problema que le trajo a la consulta, sino que, además, habrá aprendido nuevas destrezas para enfrentar con mayor efectividad cualquier desafío que pueda surgir en el futuro.

*Si tienes alguna duda puedes contactarnos directamente y/o agendar una cita con nuestros terapeutas.

 

Referencias

  1. Adinolfi D. (2016). 10 Therapy Myths That Are Just Totally WRONG (As Written By A Therapist). 8/03/2018, de YourTango
  2. APA. (2018). Entendiendo la Psicoterapia. 3/03/2018, de American Psychological Association
  3. APA. (2018). En búsqueda de ayuda: cómo elegir un psicoterapeuta. 4/03/2018, de American Psychologycal Association

Jueves, 16 Noviembre, 2017

De dónde viene y qué es la terapia familiar

De dónde viene y qué es la terapia familiar

Podemos preguntarnos de dónde viene y cómo funciona la terapia sistémica o terapia familiar, como se le conoce comúnmente. Esta surge a partir de que varios terapeutas de distintos países durante la década de 1950, comienzan a entrevistar no solamente al paciente que presenta síntomas, sino al grupo familiar. Aquí es donde el interés se desplaza de lo intrapsíquico (lo que se da en la mente del individuo) a las relaciones interpersonales. El interés fue explicar la influencia que tiene la familia en el individuo.

A Ackerman se le destina el papel de ser el precursor de la terapia familiar, al ser el primero en incluir en su tratamiento los conceptos intrapsíquicos e interpersonales. Su visión es que los seres humanos están determinados tanto por sus factores biológicos como por las interacciones que sostiene y cuando se manifiesta algún conflicto, se puede inferir que el individuo interiorizó los conflictos interpersonales que experimentó. Y concluye que  la persona o la familia mejora su vida cuando se  trabajan las relaciones interpersonales, tomando en cuenta los valores y cultura que cada sistema familiar posee.

Por su parte, Bowen en 1954 definió a la familia como un sistema que incorpora una combinación de variables emocionales y relacionales.

En 1952 Bateson realiza un estudio en el que se enfoca en la comunicación y los mensajes emitidos entre los miembros de la familia, los cuales algunas veces, pueden ser contradictorios generando una confusión y un conflicto en la persona que los recibe.

Durante los años 1960 y 1970, aumenta el interés y se toma en cuenta que la organización social del individuo podía explicar su motivación.  Es decir, se acentúa la importancia de observar las características de interacción entre los miembros de la familia, que inhiben y/o promueven el funcionamiento de los individuos y, de la familia como un todo.

Posteriormente, surge la idea de que la familia es un sistema y se refiere básicamente a que la conducta y la experiencia de uno de sus miembros, no se puede entender separada de la del resto de ellos. Aquí es importante señalar que el terapeuta familiar no “culpabiliza” a los miembros de la familia por la conducta del individuo, sino que comprendería al sistema como un todo y expresaría su sentimiento de que todos sufren de algún grado.

Desde este enfoque sistémico, se toma en cuenta el sistema familiar y las relaciones interpersonales que el individuo establece en un contexto; un lugar y un momento específicos . Ya que como hemos revisado, muchos conflictos pueden surgir a partir de cómo son estas interacciones. En este sentido, dentro de la terapia sistémica se puede ver a la familia en su conjunto o al individuo, siempre tomando en cuenta el contexto en el que se desarrolla.

 

Referencias

  1. Eguiluz, L. L. (2009). La teoría sistémica. México: UAT-UNAM
  2. Linn, S. J. & Garske, J. P. (1988) Psicoterapias contemporáneas. Bilbao: Desclée de Bouwer
  3. Ochoa, I. (1995). Enfoques en terapia familiar sistémica. Barcelona: Herder

Viernes, 13 Octubre, 2017

19S

19S

Fotografía: Carlos Figueroa figueroaimg@yahoo.com.mx

El 19 de septiembre del 2017 va a dejar huella en todos los habitantes de esta Ciudad de México, igual que el terremoto de 1985.

Día a día nos enfrentábamos como sociedad a los retos e implicaciones que deja, enfrentarnos a un desastre que no avisa y que no hay forma de medir sus consecuencias hasta muchas horas después. La sociedad se organizó: recolectando víveres, picos y palas. Llegando a los lugares donde se habían caído edificios para apoyar a quitar escombros. Otros se aventuraban y querían ayudar a rescatar a las víctimas. Muchos otros lidiaban con tener de que dejar sus casas por el grave estado en el que se encontraron después del terremoto que nos azotó ese martes 19.

Como terapeutas y psicólogos sabemos que esto que hemos vivido puede tener implicaciones en nuestra salud física y psicológica.

“Una de las características de los desastres es que pueden afectar a mucha gente al mismo tiempo. Cientos de personas pueden morir y dejar a muchos con el enfrentamiento de las pérdidas. El potencial de crisis psicológica surge en los días y semanas inmediatamente posteriores, en tanto los individuos tratan de enfrentarse a las pérdidas.”( Slaikeu, 2000, p.85).

Me parece importante retomar que en esta ocasión a lo largo de los días todos nos fuimos enfrentando a pérdidas: o nos pasó que algún familiar perdiera su casa o en el peor caso su vida, o nosotros perdimos nuestra casa, o si llegamos a conocer esa calle que sufrió daños la vimos totalmente irreconocible, destruida. Y aunque directamente no nos pasó algo, sufríamos con cada video, noticia, tragedia.

La segunda parte a retomar del texto de Slaikeu es el concepto de crisis psicológica, él nos menciona que es “un estado de desorganización caracterizado por una incapacidad para salir adelante, con el potencial para un daño de larga duración.” Aquí me detengo porque esto no es sinónimo de “Trastorno de Estrés Postraumático. Simplemente el vivir un desastre natural, en este caso un terremoto, puede o no tener ciertas implicaciones psicológicas y es importante tomarlas en cuenta para que en efecto no haya consecuencias a largo plazo.

Coggiola Y. (2010) nos menciona: “Ante un desastre inicialmente hay un enojo natural, que va unido al sentimiento de que no se está protegido de cosas como éstas, y que la forma de vida puede cambiar bruscamente. También hay temor de que pueda ocurrir una situación de desastre a sí mismo a los seres queridos.”

Esto es normal,  el miedo es la reacción natural que tenemos ante peligros reales. Por lo que inmediatamente es una de las emociones que nos acompaña.

Coggiola Y. continúa y nos explica: “Igualmente pueden aparecer síntomas físicos como: Tensión, nerviosismo, agitación taquicardia, vértigos o mareos o fatiga intensa, dolores corporales difusos e inespecíficos, pérdida de apetito, hipersensibilidad a estímulos del medio. También es frecuente sobresaltarse con facilidad, estar irritable, la impaciencia y los problemas de sueño, de concentración e incluso agresividad hacia las personas más cercanas.”

Algunos de nosotros hemos experimentado este tipo de síntomas, es importante conocer que son normales de acuerdo a la situación que vivimos pero que también podemos solicitar apoyo psicológico para enfrentarnos a los mismos.

 

Referencias

  1. Slaikeu, K. (2000) Intervención en crisis. México: Manual Moderno.
  2. Coggiola Y. (2010). Intervencion en Crisis. 25/09/2017, de Instituto de Terapia Gestalt.

Martes, 22 Agosto, 2017

Terapia Narrativa y Ansiedad

Terapia Narrativa y Ansiedad

En mi experiencia clínica he tenido muchos encuentros con diversos síntomas y problemáticas. Si bien una con la que me topado de manera más frecuente es con esa “cosa de la Ansiedad”.

“La ansiedad, según Echeburúa, (2000) puede ser definida como “una respuesta normal y adaptativa ante amenazas reales o imaginarias más o menos difusas que prepara al organismo para reaccionar ante una situación de peligro.

Sin embargo, cuando la ansiedad cumple la función de síntoma en  las personas  más allá de una respuesta adaptativa, es entendida como nos comenta Rodríguez-Sacristán (1998) al refererirse sobre el aspecto patológico de la ansiedad : “La ansiedad patológica que sería un estado emocional con desproporción entre la respuesta emotiva y una situación externa dada, en la que el niño o el adolescente sienten una mezcla de desazón, inquietud, disgusto, temor difuso, intensa sensación de peligro o sentimiento de inseguridad, no imputable siempre a circunstancias reales, vivenciando todo de una forma psíquica intensa, acompañado de sensaciones físicas de opresión, malestar, dolor, inestabilidad y somatizaciones”

Los consultantes llegan muy preocupados porque la Ansiedad está dominando sus vidas, tanto así que en algunos casos no pueden pensar en otra cosa. Y es que es en efecto una constante en su vida, los acompaña antes de dormir, al levantarse, al ir a trabajar, mientras comen, en cada momento de su vida los acompaña este singular personaje.

Los que en alguna ocasión hemos convivido con alguien que padece  Ansiedad hemos sido testigos de ciertos síntomas que aparecen, como por ejemplo: taquicardia (latido rápido del corazón), sudoración de manos, miedo a perder el control, pensamientos continuos y recurrentes, etc. No es agradable, y llega un punto en nuestras vidas en que queremos volver a tener un sentido de bienestar y es ahí cuando llegan a mi consultorio.

En busca del entendimiento de la complejidad, la terapia sistémica se ha planteado nuevas formas en su práctica terapéutica; de ahí que desde los años ochenta acogió al construccionismo social y las filosofías posmodernas como sus paradigmas. La nueva propuesta ha pretendido pasar de la intervención de las pautas relacionales observables de la dinámica familiar, propia de los modelos estructural y estratégico (Minuchin y Eishman, 1981; Minuchin, 1982; Minuchin, Lee ySimon, 1998; Haley, 1966,1980a, 1980b; Madanes, 1984), a la conversación terapéutica centrada en los relatos de los consultantes, propia de la terapia narrativa, colaborativa, participativa y de coautoría. (Anderson, 1997; Anderson y Goolishian, 1988; Hoffman, 1991; Strong, 2000; White, 1991)” (Hernández, 2007, Pág. 286).

Desde este enfoque postmoderno se entiende a la psicoterapia como la construcción por medio de la conversación, dónde “la conversación terapéutica debe ser un diálogo que favorezca una relación de participación y colaboración, en lugar de una relación técnica, jerarquizada o intervencionista. (Anderson y Goolishian, 1988, Págs. 371 -393).

Esta manera de realizar terapia ayuda a generar cooperativamente un contexto donde el consultante acompañado de un síntoma cualquiera este fuese, logre ampliar su margen de libertad, limitado por el síntoma y los conflictos interpersonales. Síntoma que de manera “frecuente” y “disruptiva” se manifiesta “ocultando contenidos que un sujeto se abstiene de comunicar al resto de miembros del grupo” (Ariso, 2012, Pág. 201).

La terapia narrativa le permite explorar al consultante los síntomas, efectos y causas de esta Ansiedad,  liberándolo así a través del diálogo de la carga que conlleva vivir con este síntoma.

 

Referencias

  1. Anderson, H. (1997). Conversation, language, and possibilities. A postmodern approach to therapy.En: Tarragona, M. (2006). Las terapias posmodernas: una breve introducción a la terapia colaborativa, la terapia narrativa y la terapia centrada en soluciones. Psicología conductual 14, 3, pág. 513- 532
  2. Ariso, J.M. (2012). Terapia Sistémica: Una Reformulación De Sus Principios Básicos En Términos De Juegos De Lenguaje. ÉNDOXA: Series Filosóficas, 29,195-218.
  3. Hernández, A. (2006).Trascender los dilemas de poder y del terapeuta como experto en la psicoterapia sistémica. Univ. Psychol. (Colombia). 6 (2): 285-293.
  4. Rendón L.. (2015). PSICOTERAPIA NARRATIVA EN UN CASO DE ANSIEDAD INFANTIL. 7 de agosto del 2017, de Ajayu.
  5. Rodríguez –Sacristán, J. (1998). Psicología del niño y del adolescente. Universidad de Sevilla.

Lunes, 14 Agosto, 2017

Trastornos de Ansiedad

Trastornos de Ansiedad

Los trastornos de ansiedad son afecciones en las que los síntomas de ansiedad son tan graves o se presentan con tanta frecuencia, que empiezan a interferir con la vida cotidiana.

La ansiedad es una sensación de inquietud. Todos nos ponemos ansiosos cuando afrontamos una situación estresante, por ejemplo, un examen o una entrevista, o debido a alguna preocupación, tal como una enfermedad. También es normal que se sienta ansioso(a) al afrontar una situación difícil o peligrosa. A menudo, una ansiedad leve puede resultar beneficiosa y positiva, especialmente si usted se desempeña mejor trabajando bajo presión.

 Se considera un trastorno de ansiedad cuando es crónico, grave e interfiere con las actividades cotidianas. La ansiedad excesiva suele relacionarse con otros problemas de salud mental, tales como la depresión.

Existen diversos tipos de trastornos de ansiedad

A continuación se describen algunos ejemplos de trastornos de ansiedad:

  • Fobias La fobia es un temor desproporcionado en relación con algún peligro real. Si una fobia interfiere con la capacidad de llevar una vida normal, puede considerarse un trastorno de ansiedad. Fobias comunes son el temor a las alturas, las arañas, las ratas, la sangre, las inyecciones o los espacios cerrados.
  • Trastorno de pánico La persona que tiene un trastorno de pánico puede experimentar repentinamente períodos de intenso temor, conocidos como ataques de pánico. Es posible que algo provoque los ataques de pánico, y también pudieran presentarse sin motivo aparente. Los ataques de pánico suelen durar entre 5 y 10 minutos, pero pueden durar más tiempo.
  • Trastorno obsesivo-compulsivo La persona que tiene un trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) puede experimentar obsesiones y/o compulsiones frecuentes que le causan ansiedad. Los síntomas del TOC varían de leves a graves, e incluyen obsesiones (ideas recurrentes que producen angustia o ansiedad) y compulsiones (acciones o rituales considerados necesarios para contrarrestar las obsesiones).
  • Trastorno por estrés postraumático El trastorno por estrés postraumático (TEPT) puede presentarse tras haber experimentado o presenciado un acontecimiento traumático. Los síntomas del TEPT incluyen la ansiedad, que puede ir y venir, así como pensamientos, recuerdos, imágenes y sueños recurrentes, o bien vivencias retrospectivas angustiantes del acontecimiento traumático. El TEPT puede desarrollarse muchos años después del acontecimiento traumático.
  • Trastorno de ansiedad generalizada La ansiedad puede ser un trastorno crónico debido al cual usted se preocupa la mayor parte del tiempo por cosas que pudieran salir mal. Esto se denomina trastorno de ansiedad generalizada (TAG). Si usted tiene TAG, también podría sufrir de ataques de pánico y algunas fobias.

 

SÍNTOMAS DE LOS TRASTORNOS DE ANSIEDAD

Los trastornos de ansiedad pueden producir síntomas tanto psicológicos como físicos.

 El síntoma principal del trastorno de ansiedad será sentirse ansioso(a). Sin embargo, esto puede acarrear otros síntomas psicológicos, por ejemplo:

  • dificultad para quedarse dormido(a) (insomnio)
  • cansancio
  • se irrita o enoja rápido
  • no puede concentrarse
  • teme estar “volviéndose loco(a)”
  • sensación de pérdida de control de sus acciones, o aislamiento del entorno

Cuando usted está ansioso(a), también puede tener diversos síntomas físicos. Esto se debe a la liberación de la hormona adrenalina: la llamada respuesta de “lucha o huida” del organismo. Los síntomas físicos de la ansiedad incluyen lo siguiente:

  • malestar abdominal (vientre)
  • boca seca
  • taquicardias o palpitaciones
  • opresión o dolor en el pecho
  • falta de aire
  • mareos
  • necesidad de orinar más a menudo que de costumbre
  • temblor

Estos síntomas pueden deberse a otros problemas ajenos a un trastorno de ansiedad. Si usted tiene alguno de estos síntomas, consulte a su médico de cabecera.

 

CAUSAS DE LOS TRASTORNOS DE ANSIEDAD

La ansiedad puede tener muchas causas diferentes. Quizá no esté clara la razón por la cual usted sufre de ansiedad, pero es más probable que tenga un trastorno de ansiedad si ocurre lo siguiente:

usted está pasando por una situación estresante y crítica, tal como la pérdida de un ser querido, o bien presencia algún acontecimiento traumático

tiene otro problema de salud mental, por ejemplo, depresión o dependencia del alcohol

tiene alguna enfermedad física, tal como un trastorno de tiroides

consume sustancias ilegales, por ejemplo, anfetaminas, LSD y éxtasis

después del uso prolongado de algún medicamento, tal como un tranquilizante, está dejando de tomarlo

Aparentemente, algunas personas nacen con la tendencia a ser más ansiosas que otras. Esto significa que los trastornos de ansiedad pudieran deberse a herencia genética. Del mismo modo, las personas que no son naturalmente ansiosas pudieran serlo si se ven sometidas a presión intensa.

 

TRATAMIENTO DE LOS TRASTORNOS DE ANSIEDAD

Usted pudiera efectuar algunos cambios en su estilo de vida para disminuir la ansiedad. Por ejemplo, participar a menudo en alguna actividad física, evitar estimulantes tales como el cigarrillo y el alcohol, así como llevar una dieta saludable, son medidas que pueden aliviar sus síntomas.

 Comunicarse y hablar con otras personas que sufran de trastornos de ansiedad, a través de asociaciones benéficas y grupos de pacientes, puede ser una buena fuente de apoyo y asesoramiento.

Hablar de sus problemas con un asesor psicológico podría ayudarle a afrontar mejor su ansiedad. El asesoramiento psicológico  puede serle particularmente beneficioso si usted sufre de un trastorno de pánico, una fobia social o un trastorno de ansiedad generalizada, en especial a corto plazo, pero no es adecuado para todas las personas.

 

Referencias:

  1. Vicente Caballo, Manual para la evaluación clínica de los trastornos psicológicos. Pirámide. Madrid. 2010.
  2. Guijarro, S. Cano, A. Procesos cognitivos en el transformó de ansiedad generalizada, según el paradigma del procesamiento de la información. Revista Psicólogia. Vol.3 .1999.

Viernes, 04 Agosto, 2017

¿Cuándo acudir a Terapia?

¿Cuándo acudir a Terapia?

La terapia es una guía para la persona que presenta dificultades en algún ámbito, brinda apoyo psicológico y emocional, aportando otras vías posibles, y un mayor bienestar en su crecimiento personal.

Una persona, familia o pareja puede acudir cuando presenta dificultades, problemas psicológicos o sufrimientos que impiden el desarrollo; bloqueando su crecimiento libre y armonioso.

Etiquetas:

Viernes, 28 Julio, 2017

Ansiedad

Ansiedad

El tema de este mes será Ansiedad, debido a que es una problemática que nos llega mucho al consultorio.

Etiquetas: