Lunes, 14 Agosto, 2017

Trastornos de Ansiedad

Trastornos de Ansiedad

Los trastornos de ansiedad son afecciones en las que los síntomas de ansiedad son tan graves o se presentan con tanta frecuencia, que empiezan a interferir con la vida cotidiana.

La ansiedad es una sensación de inquietud. Todos nos ponemos ansiosos cuando afrontamos una situación estresante, por ejemplo, un examen o una entrevista, o debido a alguna preocupación, tal como una enfermedad. También es normal que se sienta ansioso(a) al afrontar una situación difícil o peligrosa. A menudo, una ansiedad leve puede resultar beneficiosa y positiva, especialmente si usted se desempeña mejor trabajando bajo presión.

 Se considera un trastorno de ansiedad cuando es crónico, grave e interfiere con las actividades cotidianas. La ansiedad excesiva suele relacionarse con otros problemas de salud mental, tales como la depresión.

Existen diversos tipos de trastornos de ansiedad

A continuación se describen algunos ejemplos de trastornos de ansiedad:

  • Fobias La fobia es un temor desproporcionado en relación con algún peligro real. Si una fobia interfiere con la capacidad de llevar una vida normal, puede considerarse un trastorno de ansiedad. Fobias comunes son el temor a las alturas, las arañas, las ratas, la sangre, las inyecciones o los espacios cerrados.
  • Trastorno de pánico La persona que tiene un trastorno de pánico puede experimentar repentinamente períodos de intenso temor, conocidos como ataques de pánico. Es posible que algo provoque los ataques de pánico, y también pudieran presentarse sin motivo aparente. Los ataques de pánico suelen durar entre 5 y 10 minutos, pero pueden durar más tiempo.
  • Trastorno obsesivo-compulsivo La persona que tiene un trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) puede experimentar obsesiones y/o compulsiones frecuentes que le causan ansiedad. Los síntomas del TOC varían de leves a graves, e incluyen obsesiones (ideas recurrentes que producen angustia o ansiedad) y compulsiones (acciones o rituales considerados necesarios para contrarrestar las obsesiones).
  • Trastorno por estrés postraumático El trastorno por estrés postraumático (TEPT) puede presentarse tras haber experimentado o presenciado un acontecimiento traumático. Los síntomas del TEPT incluyen la ansiedad, que puede ir y venir, así como pensamientos, recuerdos, imágenes y sueños recurrentes, o bien vivencias retrospectivas angustiantes del acontecimiento traumático. El TEPT puede desarrollarse muchos años después del acontecimiento traumático.
  • Trastorno de ansiedad generalizada La ansiedad puede ser un trastorno crónico debido al cual usted se preocupa la mayor parte del tiempo por cosas que pudieran salir mal. Esto se denomina trastorno de ansiedad generalizada (TAG). Si usted tiene TAG, también podría sufrir de ataques de pánico y algunas fobias.

 

SÍNTOMAS DE LOS TRASTORNOS DE ANSIEDAD

Los trastornos de ansiedad pueden producir síntomas tanto psicológicos como físicos.

 El síntoma principal del trastorno de ansiedad será sentirse ansioso(a). Sin embargo, esto puede acarrear otros síntomas psicológicos, por ejemplo:

  • dificultad para quedarse dormido(a) (insomnio)
  • cansancio
  • se irrita o enoja rápido
  • no puede concentrarse
  • teme estar “volviéndose loco(a)”
  • sensación de pérdida de control de sus acciones, o aislamiento del entorno

Cuando usted está ansioso(a), también puede tener diversos síntomas físicos. Esto se debe a la liberación de la hormona adrenalina: la llamada respuesta de “lucha o huida” del organismo. Los síntomas físicos de la ansiedad incluyen lo siguiente:

  • malestar abdominal (vientre)
  • boca seca
  • taquicardias o palpitaciones
  • opresión o dolor en el pecho
  • falta de aire
  • mareos
  • necesidad de orinar más a menudo que de costumbre
  • temblor

Estos síntomas pueden deberse a otros problemas ajenos a un trastorno de ansiedad. Si usted tiene alguno de estos síntomas, consulte a su médico de cabecera.

 

CAUSAS DE LOS TRASTORNOS DE ANSIEDAD

La ansiedad puede tener muchas causas diferentes. Quizá no esté clara la razón por la cual usted sufre de ansiedad, pero es más probable que tenga un trastorno de ansiedad si ocurre lo siguiente:

usted está pasando por una situación estresante y crítica, tal como la pérdida de un ser querido, o bien presencia algún acontecimiento traumático

tiene otro problema de salud mental, por ejemplo, depresión o dependencia del alcohol

tiene alguna enfermedad física, tal como un trastorno de tiroides

consume sustancias ilegales, por ejemplo, anfetaminas, LSD y éxtasis

después del uso prolongado de algún medicamento, tal como un tranquilizante, está dejando de tomarlo

Aparentemente, algunas personas nacen con la tendencia a ser más ansiosas que otras. Esto significa que los trastornos de ansiedad pudieran deberse a herencia genética. Del mismo modo, las personas que no son naturalmente ansiosas pudieran serlo si se ven sometidas a presión intensa.

 

TRATAMIENTO DE LOS TRASTORNOS DE ANSIEDAD

Usted pudiera efectuar algunos cambios en su estilo de vida para disminuir la ansiedad. Por ejemplo, participar a menudo en alguna actividad física, evitar estimulantes tales como el cigarrillo y el alcohol, así como llevar una dieta saludable, son medidas que pueden aliviar sus síntomas.

 Comunicarse y hablar con otras personas que sufran de trastornos de ansiedad, a través de asociaciones benéficas y grupos de pacientes, puede ser una buena fuente de apoyo y asesoramiento.

Hablar de sus problemas con un asesor psicológico podría ayudarle a afrontar mejor su ansiedad. El asesoramiento psicológico  puede serle particularmente beneficioso si usted sufre de un trastorno de pánico, una fobia social o un trastorno de ansiedad generalizada, en especial a corto plazo, pero no es adecuado para todas las personas.

 

Referencias:

  1. Vicente Caballo, Manual para la evaluación clínica de los trastornos psicológicos. Pirámide. Madrid. 2010.
  2. Guijarro, S. Cano, A. Procesos cognitivos en el transformó de ansiedad generalizada, según el paradigma del procesamiento de la información. Revista Psicólogia. Vol.3 .1999.