Lunes, 12 Marzo, 2018

¿Cuándo acudir a una Terapia Psicológica?

¿Cuándo acudir a una Terapia Psicológica?

Me parece importante orientar a las personas en cuándo sería importante que acudan a una terapia psicológica o psicoterapia.

Afortunadamente se están cambiando algunas percepciones de lo que era asistir a una terapia psicológica. Algunos de estos mitos que escuchado son: “no voy a ir porque no estoy loco” o “vas a terapia porque ya estás muy mal”.

Y revisando el artículo de Danielle Adinolfi de 10 mitos de la terapia psicológica agrego otros: “ La terapia es como tener a un mejor amigo rentado, ¿por qué pagar? “Yo debería manejar mis propios problemas”,etc.

Hay muchos más, y es por eso que menciono que es importante que estas ideas se vayan eliminando, con  sustento científico, investigaciones y compartiendo esta información con las personas que alguna vez han pensado que necesitan asistir a una psicoterapia.

La American Psychological Association (APA) nos comparte en su página algunas indicaciones de cuando asistir a una terapia psicológica:

  • Tiene una sensación abrumadora y prolongada de sentirse indefenso y triste y si sus problemas no parecen mejorar a pesar de sus esfuerzos y de la ayuda de sus familiares y amigos.
  • Le resulta difícil realizar las actividades cotidianas: por ejemplo, no puede concentrarse en funciones propias de su trabajo y, como resultado, su desempeño laboral se ve afectado.
  • Se preocupa excesivamente, espera lo peor o está permanentemente nervioso.
  • Sus acciones son nocivas para usted o para los demás: por ejemplo, está tomando demasiado alcohol, abusa de drogas o se ha vuelto excesivamente discutidor y agresivo.

Es importante conocer también los beneficios de asistir a una terapia psicológica o psicoterapia.

Igualmente la APA nos refiere la importancia de conocer algunas concepciones para entender lo importante que es tomar en cuenta a la psicoterapia como una forma de bienestar en muchos sentidos:

  • Por medio de la psicoterapia, los psicólogos ayudan a las personas a llevar adelante vidas más felices, saludables y productivas.
  • En la psicoterapia, los psicólogos aplican procedimientos científicamente válidos para la creación de hábitos más sanos y efectivos. La psicoterapia cuenta con varios métodos como el cognitivo-conductual, el interpersonal y otros tipos de terapia conversacional que ayudan a resolver los problemas.
  • La psicoterapia es un tratamiento de colaboración basado en la relación entre una persona y el psicólogo. Como su base fundamental es el diálogo, proporciona un ambiente de apoyo que le permite hablar abiertamente con alguien objetivo, neutral e imparcial. Usted y el psicólogo trabajarán juntos para identificar y cambiar los patrones de pensamiento y comportamiento que le impiden sentirse bien.
  • Al concluir el tratamiento, no sólo habrá resuelto el problema que le trajo a la consulta, sino que, además, habrá aprendido nuevas destrezas para enfrentar con mayor efectividad cualquier desafío que pueda surgir en el futuro.

*Si tienes alguna duda puedes contactarnos directamente y/o agendar una cita con nuestros terapeutas.

 

Referencias

  1. Adinolfi D. (2016). 10 Therapy Myths That Are Just Totally WRONG (As Written By A Therapist). 8/03/2018, de YourTango
  2. APA. (2018). Entendiendo la Psicoterapia. 3/03/2018, de American Psychological Association
  3. APA. (2018). En búsqueda de ayuda: cómo elegir un psicoterapeuta. 4/03/2018, de American Psychologycal Association

Viernes, 13 Octubre, 2017

19S

19S

Fotografía: Carlos Figueroa figueroaimg@yahoo.com.mx

El 19 de septiembre del 2017 va a dejar huella en todos los habitantes de esta Ciudad de México, igual que el terremoto de 1985.

Día a día nos enfrentábamos como sociedad a los retos e implicaciones que deja, enfrentarnos a un desastre que no avisa y que no hay forma de medir sus consecuencias hasta muchas horas después. La sociedad se organizó: recolectando víveres, picos y palas. Llegando a los lugares donde se habían caído edificios para apoyar a quitar escombros. Otros se aventuraban y querían ayudar a rescatar a las víctimas. Muchos otros lidiaban con tener de que dejar sus casas por el grave estado en el que se encontraron después del terremoto que nos azotó ese martes 19.

Como terapeutas y psicólogos sabemos que esto que hemos vivido puede tener implicaciones en nuestra salud física y psicológica.

“Una de las características de los desastres es que pueden afectar a mucha gente al mismo tiempo. Cientos de personas pueden morir y dejar a muchos con el enfrentamiento de las pérdidas. El potencial de crisis psicológica surge en los días y semanas inmediatamente posteriores, en tanto los individuos tratan de enfrentarse a las pérdidas.”( Slaikeu, 2000, p.85).

Me parece importante retomar que en esta ocasión a lo largo de los días todos nos fuimos enfrentando a pérdidas: o nos pasó que algún familiar perdiera su casa o en el peor caso su vida, o nosotros perdimos nuestra casa, o si llegamos a conocer esa calle que sufrió daños la vimos totalmente irreconocible, destruida. Y aunque directamente no nos pasó algo, sufríamos con cada video, noticia, tragedia.

La segunda parte a retomar del texto de Slaikeu es el concepto de crisis psicológica, él nos menciona que es “un estado de desorganización caracterizado por una incapacidad para salir adelante, con el potencial para un daño de larga duración.” Aquí me detengo porque esto no es sinónimo de “Trastorno de Estrés Postraumático. Simplemente el vivir un desastre natural, en este caso un terremoto, puede o no tener ciertas implicaciones psicológicas y es importante tomarlas en cuenta para que en efecto no haya consecuencias a largo plazo.

Coggiola Y. (2010) nos menciona: “Ante un desastre inicialmente hay un enojo natural, que va unido al sentimiento de que no se está protegido de cosas como éstas, y que la forma de vida puede cambiar bruscamente. También hay temor de que pueda ocurrir una situación de desastre a sí mismo a los seres queridos.”

Esto es normal,  el miedo es la reacción natural que tenemos ante peligros reales. Por lo que inmediatamente es una de las emociones que nos acompaña.

Coggiola Y. continúa y nos explica: “Igualmente pueden aparecer síntomas físicos como: Tensión, nerviosismo, agitación taquicardia, vértigos o mareos o fatiga intensa, dolores corporales difusos e inespecíficos, pérdida de apetito, hipersensibilidad a estímulos del medio. También es frecuente sobresaltarse con facilidad, estar irritable, la impaciencia y los problemas de sueño, de concentración e incluso agresividad hacia las personas más cercanas.”

Algunos de nosotros hemos experimentado este tipo de síntomas, es importante conocer que son normales de acuerdo a la situación que vivimos pero que también podemos solicitar apoyo psicológico para enfrentarnos a los mismos.

 

Referencias

  1. Slaikeu, K. (2000) Intervención en crisis. México: Manual Moderno.
  2. Coggiola Y. (2010). Intervencion en Crisis. 25/09/2017, de Instituto de Terapia Gestalt.